26 November 2008

Rosquitas

Mamá llegó el 18 de noviembre. Los niños han estado muy contentos de verla y yo también.

Como yo no he parado de trabajar, mamá ha salido con los niños, jugado con ellos desde cartas hasta Bionicles,y cocinado todos los días cosas ricas.

Su comida me recuerda los tiempos lejanos de mi niñez; y es que comerme un pabellón criollo (con caraotas importadas de Venezuela) y luego un Toronto de postre, me trae unos recuerdos que, después de tantas vueltas y vivencias, parecen casi de otra vida. Una vida en la que la niña que fui disfrutaba haciendo rosquitas de anís con mamá. Ahora ella las hace con mis hijos. El día de mañana quién sabe si las haré yo con mis nietos y si también tendré que viajar un montón para verlos y conocerlos nuevamente cada vez que les visite.

Ya nos comimos las rosquitas, duraron solo 4 días, estaban ricas, sabían a infancia.

1 comment:

Ale said...

Uhmmmm!!! qué buenas esas rosquitas!!!! cuando regrese aquí yo también le pediré que las haga!!!!! qué hermosos recuerdos!!!!

Ale